La Finca

El lujo de tener 20 hectáreas de viñedo propio en una única finca

Finca Tobella se establece en 2003 con la compra de 4 hectáreas de viña en la partida de las Aubagues del municipio de Gratallops. Con el tiempo, se van comprando diferentes parcelas hasta alcanzar las 20 hectáreas que tenemos actualmente en propiedad.

La finca tiene parcelas de viña muy vieja, casi centenaria de cariñena y garnacha tinta y otros que se acondicionaron y plantar con diferentes variedades, porta-injertos y clones. Se encuentra a 350m de altitud y las parcelas tienen diferente orientación, todo en conjunto, proporciona mostos y vinos de diferentes características.

Los vinos que hacemos en Finca Tobella son 100% de uva de nuestra finca y los elaboramos en una bodega de Gratallops, donde tenemos alquiladas las instalaciones. Para nosotros, la base de un buen vino es un buen uva, así que controlando las viñas podemos garantizar la calidad de nuestros vinos.

01 Los trabajos en la viña

Los trabajos en la viña

La importancia de cuidar los pequeños detalles

La orografía, el terreno y la climatología son los que marcan el ritmo de trabajo de la finca. Los trabajos son casi todas manuales a excepción de los tratamientos para las enfermedades de la vid y labrar que se hacen con el tractor. Nuestra filosofía es utilizar tratamientos biológicos y ecológicos para el control de plagas.

La vendimia es manual, en cajas de 20kg, y comienza cuando se ha alcanzado el punto óptimo de madurez de la uva. Las cajas se llevan en tractor hasta la bodega donde se elabora el vino que se encuentra también en Gratallops.

Los trabajos de la viña les hacemos siguiendo las directrices tradicionales de la zona, aprovechando los recursos de la tierra y aplicando una visión de futuro y sostenibilidad.

02 Las variedades de nuestra Finca

Las variedades de nuestra Finca

Las variedades autóctonas son la base de nuestros vinos

En la finca ya existían cepas muy viejas, de más de 80 años, de cariñena y garnacha negra. Posteriormente se acondicionaron terrazas y laderas para plantar más variedades tintas: garnacha tinta, cariñena, cabernet sauvignon y syrah y variedades blancas: garnacha blanca y viognier.

Garnacha Negra

Garnacha Negra

La garnacha negra es la variedad mediterránea más cultivada en el mundo. Es una cepa vigorosa, resistente a la sequía, sensible al mildiu y botritis, de brotación y maduración tardía y muy sensible al corrimiento de la flor, cuando no es fecundada. Sus racimos son de tamaño medio, compactos y de color negro con piel fina y pulpa jugosa.

Es un racimo que está muy bien adaptado al terruño del Priorat y junto con la Cariñena es la base de los grandes vinos de esta DOC. Los vinos tienen buena graduación alcohólica, con colores delicados, acidez moderada y generalmente, son vinos sensibles a las oxidaciones. En suelos poco productivos como los del Priorat, esta variedad se expresa con extraordinaria nobleza. Los vinos son carnosos con notas minerales y especiadas y taninos suaves. Sus aromas recuerdan frutos negros y rojos y confituras.

Samsó o Cariñena

Samsó o Cariñena

Es también una variedad de origen mediterráneo cultivada desde la antigüedad. Los vinos son aromáticos, ricos en alcohol y suaves. Es una cepa vigorosa, de brotación y maduración tardía y bien adaptada a climas secos. Es sensible al oídio, mildiu y gusano de la uva. Sus racimos son de tamaño medio, compactos, de forma cónica y color negro azulado con piel gruesa y astringente.
Es una variedad que produce vinos muy elegantes y sedosos, con buen color, estructura tánica y aromas florales de violeta cuando proviene de viñas viejas o terruños como el Priorat.

Cabernet Sauvignon

Cabernet Sauvignon

Es la variedad de uva tinta más popular del mundo. Debido básicamente a la adaptabilidad de la cepa y los buenos vinos que resultan debido a su contenido en polifenoles, aporta estructura y potencial para el envejecimiento de los vinos. Es una cepa bastante vigorosa, de ciclo vegetativo tardío y sensible al oídio. Sus racimos son pequeños y alargados y los granos pequeños y dispersos, con buena coloración negra y gran concentración de taninos, la piel es espesa y pulpa densa. Es originaria de Burdeos (Francia).

Los vinos de Cabernet Sauvignon que provienen del Priorat generalmente consiguen una óptima madurez y destacan por una estructura tánica y carnosidad que mejorará en el proceso de crianza. Los vinos tienen también un color negro intenso y aromas a frutos negros maduros.

Syrah

Syrah

Originaria de oriente próximo pero tradicionalmente ha sido plantada en las denominaciones de origen francesas de Hermitage y del Rhone. Es una variedad sensible al corrimiento de la flor y la botritis. La uva es de tamaño medio y compacto, cilíndrico, color negro azulado, piel fina y pulpa jugosa. Los vinos tienen un color intenso, aromas a laurel y especias y se caracterizan por su sedosidad y taninos suaves. Su adaptación al Priorat es excelente y da vinos sedosos con concentración y mineralidad y aromas a cassis y olivada.

Garnacha Blanca

Garnacha Blanca

Es una variedad bien adaptada a climatologías cálidas y muy resistente a la sequía. Su origen no es muy claro, pero parece que es una mutación de la variedad negra. Tiene racimos compactos, de tamaño medio, color amarillo verdoso y la piel es gruesa. Es una cepa de brotación y maduración media pero en zonas como el Priorat o Terra Alta, se vendimia temprano.

Produce vinos cálidos, de acidez baja y tiene un contenido en polifenoles elevado. Los vinos obtenidos son afrutados, suaves y agradables al paladar. El aroma primario que define la garnacha blanca es el melocotón.

Viognier

Viognier

Es originaría del Ródano (Francia). Es una variedad difícil de cultivar, sensible al mildiu y de rendimiento bajo y maduración tardía. Debe vendimiarse en el punto óptimo de maduración para conseguir la máxima expresión aromática. Los vinos son florales y con notas afrutadas de melocotón y albaricoque, suaves y glicéricos en boca. Esta variedad ha sido incluida dentro de las variedades autorizadas para vinos elaborados en la DOQ Priorat recientemente y suele mezclarse con vinos de garnacha blanca aportando intensidad aromática y frescura.