Viñedos trepadores

Una orografía nada amable para trabajar

Un terreno accidentado, de barrancos que cortan el aliento, formado por pequeños valles rodeadas de cerros de diversa altura, que en su tiempo conforman un anfiteatro protegido por cordilleras que la aíslan de las comarcas vecinas.

El Priorato es una tierra poco domesticada, donde las cepas se agarran con fuerza a las laderas de la montaña con sus cepas atornilladas por el paso del tiempo.

En otras laderas menos difíciles, el hombre ha intervenido este paisaje por medio de bancales que trepan montaña arriba y que modelan su perfil como si se tratara de una pirámide escalonada. Bancales estrechos donde apenas pasa un pequeño tractor.

Las terrazas modernas suelen lucir viñas jóvenes ,a menudo conducidas por alambres, lo que se conoce como espaldera, estos tipos de bancales facilitan el trabajo del agricultor.