La pizarra

La verdadera protagonista de esta tierra

El Priorato tiene un tipo de suelo muy poco frecuente en la Península Ibérica. Se trata de un tipo de pizarra de la época Carbonífera que ocupa gran parte del centro de la comarca y que aquí es conocida con el nombre de llicorella o llecorell.

Esta palabra proviene del celta likka, que significa piedra, pero también su origen está vinculado a la expresión “llécol” que se utilizaba para indicar humor, gusto, pastosidad sabrosa, y que en esta tierra cobra plenamente sentido cuando se aplica a sus vinos.

La pizarra, a pesar de su aspecto duro, es en definitiva una piedra frágil, formada por finas láminas que se deshacen con relativa facilidad. Sin embargo, las raíces de las cepas deben hacer esfuerzos titánicos para hacerse paso entre este suelo pétreo y encontrar lo que más anhelan: una tierra fértil donde puedan chupar el agua y los alimentos necesarios para poder ofrecer el fruto más preciado.

El color oscuro de la pizarra también favorece el reflejo del sol y la protección de la viña evitando una evaporación excesiva.